miércoles, 16 de mayo de 2018

Sexualidad consciente

 
Tantra. La sexualidad consciente. Una sexualidad espiritual.





En la tradición judeocristina la satanización del sexo ha producido una serie de actitudes hacia el mismo que no son sanas, que lo han pervertido, ensuciado y convertido en algo que no es. 

Aunque en occidente, en concreto en España se reconozca al sexo como algo morboso, pecaminoso, sucio o perverso y ello contribuya a una actitud compulsiva al buscarlo, no es esa su función natural, trascendente.
El sexo en los animales es un impulso irrefrenable que busca una salida inmediata, aunque en muchas especies pasa por el cortejo, a veces de una enorme belleza.

Un animal siente en el una ansiedad tal que necesita sacarla para liberarse de aquello que le incomoda. El macho experimenta una especie de picazón que se calma entrando en la hembra y descargando lo que es la causa de su desasosiego.







El ser humano ha refinado sus conductas, eligiendo rituales para limpiarse, productos para hacerlo, lugares, como en los baños árabes, las termas romanas, los temazcales aztecas y tantos otros ejemplos. Del mismo modo a creado una cultura culinaria exquisita, convirtiendo el acto de alimentarse en un ritual que contribuye no solo a la correcta digestión de los alimentos, si no a un deleite tal que desde la vista y luego con todos los sentidos, es muy placentero sentarse a comer algo.

Si existe una cultura de la satisfacción de nuestras necesidades más básicas, como son la limpieza, incluida el liberar el vientre o la vejiga. Si existe una cultura culinaria de la alimentación, lo más lógico sería que el sexo ocupara también un lugar de privilegio y estuviera acompañado por rituales, por todo un culto al placer de vivir esta experiencia humana.

Oriente, en concreto India ha dedicado al sexo un lugar sagrado, una serie de rituales y una actitud reverente que lo espiritualizan.






El tantra recupera la tradición del sexo sagrado y lo adapta para occidente a través del neo tantra. En el se usan una serie de rituales, ejercicios de respiración, meditaciones activas, ambientación y muchos otros elementos para convertir al sexo en un deleite gozoso, amoroso y limpio.

En nuestros talleres ponemos en practica diversas dinámicas encaminadas a despertar la consciencia sobre el tacto, sobre las relaciones desde el corazón y el amor, la confianza, la escucha y la generosidad.

Hacemos a un lado los clichés y prejuicios modelados socialmente que nos separan por sexo estado civil preferencias o creencias

Aquí trabajamos de manera gozosa nuestra sexualidad sin etiquetas
  






Aunque una persona se acerque al tantra en principio buscando el morbo o una forma más de descarga de su ansiedad sexual, poco a poco irá entrando en ésta nueva manera de vivir el sexo. pero para ello no basta una sesión, si no la practica continuada.

No tenemos un grupo regular o cerrado, porque damos la bienvenida a toda aquella persona que desee iniciarse. De cualquier manera se puede ir profundizando de manera personal y yo estoy siempre a disposición de quien lo desee para acompañarle en su proceso.






Las practicas eróticas tántricas no difieren de las que lleva la humanidad realizando a lo largo de su historia, a saber, los besos y caricias, las relaciones buco genitales, el coito ya sea por vía anal o vaginal. Lo que cambia es la actitud, la consciencia, la capacidad de regular la energía, de redistribuirla, mantenerla y acrecentarla.

La energía sexual es creadora, potenciadora de los dones y habilidades humanos. Se relaciona con la creatividad, con la trascendencia. 
En la sexualidad tántrica buscamos crecer, desarrollarnos en todos los sentidos, crear y recrearnos. No es una actividad que nos agota y nos vacía, si no que nos llena, nutre y complementa.




Si quieres adentrarte en ésta nueva manera de vivir el sexo, tenemos grupos de hombres gays, bisexuales y hetero flexibles. Encuentros o taller de pareja de cualquier tendencia sexual.





Masajes eróticos



Si en el masaje en general el objetivo es eliminar tensión muscular o readecuar el cuerpo que, por esfuerzos físicos, psicológicos o sociales se ha desequilibrado, en los masajes eróticos se trata de estimular a la persona para que surja el deseo de ir a más en la búsqueda de placer. Si el masaje en general se da sobre el músculo, el masaje erótico se da sobre los sentidos, y especialmente, sobre las terminaciones nerviosas de la piel.



Uno de los objetivos principales del masaje erótico es proporcionar la oportunidad de descubrir que es lo que le causa placer al otro(a,s) y con ello provocar un acercamiento corporal. Por lo tanto debe hacerse con la mente abierta por completo.



Al realizar masajes eróticos, nos sorprenderemos al sentirnos tan excitados cuando nos acarician ciertas partes de nuestro cuerpo y descubriremos partes nuestras que ni remotamente habíamos considerado eróticas.



Un masaje erótico debe ser un acto satisfactorio en sí mismo (tanto si acaba en orgasmo como si no).
Es un acto del que algunas parejas disfrutan de modo especial, puesto que es una oportunidad para que uno se concentre en el hecho de dar y el otro de recibir, y no en dar y recibir simultáneamente, tal como ocurre en el coito u otros actos.
Es una manera muy buena para que los participantes se exciten mutuamente y prolonguen la intimidad.



El masaje es, en especial, importante para las mujeres ya que tiene un efecto igual a la producida por un beso, una caricia u otras formas de juego previo. Este efecto permite que se incrementen las hormonas sexuales femeninas responsables de la excitación y preparación de su cuerpo para el coito.


También ayuda a los hombres que tienen dificultades con la erección o con problemas de impotencia.


El masaje erótico posee una triple dimensión:
1. Es el preámbulo ideal para la búsqueda del orgasmo mediante el coito.


2. Sirve como relación completa en si misma, llevando a los participantes a gozar en una dimensión desconocida o tal vez olvidada.


3. Es una terapia sexual en sí misma. Ayuda al tratamiento de la eyaculación precoz, coordinado con otros tratamientos.



Como lograr el orgasmo múltiple masculino (Primera parte)


Presentamos un auto-programa de entrenamiento para alcanzar el orgasmo múltiple masculino.


El entrenamiento del varón para el Orgasmo múltiple lleva un tiempo en el cual se deben practicar sistemáticamente varios ejercicios. Los objetivos a lograr son:




-Tonificar el músculo Pubococcígeo (PC).


-Aprender el método de la respiración profunda.


-Concentrarse plenamente en las sensaciones genitales.


-Reconocer y discriminar finamente los diferentes niveles de la excitación sexual.




Para esto diseñamos los siguientes ejercicios en un plan de cuatro semanas. La mejor manera de hacerlos es solos en nuestra intimidad, para luego aplicarlos a las relaciones sexuales:


Ejercicios de Kegel (todos los días):



Consisten en contraer los músculos pubococcígeos que son los que utilizamos para cortar la orina de modo repentino. Los ejercicios son muy importantes para tonificar esos músculos, y aportan beneficios tales como mayor percepción de las sensaciones genitales y mejor control orgásmico.


Ante todo, ¿cómo ubicarlos correctamente?


Lo mejor para ubicarlos es ir a orinar, y cortar la orina de la misma forma en que lo hicimos en tantas oportunidades incluso como un juego. Muchas personas creen que hay que apretar debajo de los testículos con la mano pero no es así, se trata de una contracción muscular. Para evaluar si se ha identificado correctamente el músculo es muy sencillo: si se interrumpió la orina está bien hecho. Es importante que la contracción esté bien focalizada y no se contraigan otros grupos musculares como los glúteos, abdominales o cuadriceps.


Para alcanzar el Orgasmo múltiple es necesario dedicarle de dos a cuatro semanas con constancia a hacer este ejercicio. La primera y la segunda semana hacemos tres series de treinta contracciones por día calculando aproximadamente dos segundos de retención por movimiento. Lo más recomendable es hacer el ejercicio en posición sentado con la espalda derecha.


La tercera y la cuarta semana agregamos diariamente una cuarta serie de diez contracciones en las cuales retenemos el músculo contraído entre cinco y diez segundos cada vez.


Recordemos que el ejercicio no se practica orinando, eso es solamente para identificar los músculos a trabajar.


Relajación (todos los días):


Un buen método de relajación física y mental nos permitirá manejar la ansiedad y la excitación para así disfrutar del ansiado Orgasmo múltiple masculino.


Comencemos entonces: nos tomamos unos 10 o 15 minutos en algún momento en cual estemos tranquilos y no tengamos interrupciones. Nos recostamos sobre una cama o sofá cómodos. Tomamos aire por la nariz, lo llevamos al abdomen y lo soltamos lentamente. Procuremos que la exhalación dure aproximadamente el doble que la inhalación. Es muy importante que nos concentremos en nuestro cuerpo y en el recorrido del aire. Podemos transportarnos mentalmente a alguna situación que para nosotros sea agradable, relajante y placentera.


Exploración genital (tres a cinco veces por semana – la primera semana solamente):


Vamos a realizar una detallada y completa exploración de nuestros genitales, parte por parte. Nos tomamos el tiempo que sea necesario y nos aseguramos de que estaremos tranquilos.


Es bueno utilizar alguna crema o aceite cosmético para facilitar el deslizamiento de la mano y darnos sensaciones más agradables.


Una vez que identificamos con claridad cada una de las partes de nuestra anatomía genital, las estimulamos una por una y con diferentes tipos de caricias para darnos cuenta de cuales son las partes más sensibles y las mejores maneras de estimularlas. Así recorremos los testículos, la base del Pene, el frenillo y el Glande.


Ejercicio de autoestimulación genital (tres a cinco veces por semana – de la segunda a la cuarta semana):


Tendremos que tomarnos aproximadamente treinta minutos, en un momento y un lugar tranquilos, donde sabemos que nadie nos va a molestar.


Ponemos en nuestra mente algunas imágenes que nos resulten excitantes, o inclusive utilizamos estimulación visual (revistas, videos, etc.). Tengamos en cuenta que este ejercicio es útil en la medida en que lo hagamos excitados.


Comenzamos a estimularnos el pene como para lograr una erección, sin forzarla, y una vez alcanzada nos estimulamos lentamente.


Nos concentramos en las sensaciones genitales y registramos el grado de excitación que experimentamos a medida que (gradualmente) subimos el ritmo. Vamos a suponer que “Nivel 1” es cuando recién comienza la estimulación y la excitación es muy baja, y “Nivel 10” es el orgasmo. ¿En que grado estamos a medida que la estimulación aumenta y el tiempo transcurre?


Tratemos de no apresurarnos, de variar los niveles de excitación subiendo y bajando los ritmos. La excitación debe aumentar gradualmente y la idea es que reconozcamos claramente cada uno de los niveles intermedios. Cuánto más fina sea la discriminación, mejor. Llegado el punto de percibir las señales corporales (como un cosquilleo en el Glande) que nos avisan que estamos por eyacular, nos detenemos un minuto o dos. Aquí podemos percibir claramente la sensación de inminencia, que no llega a la inevitabilidad porque nos detuvimos a tiempo. Sentimos como el semen se deposita en la uretra, pero no se expulsa hacia el exterior.


Luego repetimos el mismo proceso dos veces más. Finalmente dejamos que nuestra mano continúe moviéndose luego de las sensaciones de inminencia y cuando sentimos la sensación de que el orgasmo es inevitable (inevitabilidad eyaculatoria) dejamos de mover la mano. De esta forma la fase de inevitabilidad se hará más clara a nuestra percepción, lo cual es muy importante ya que la misma es clave para el Orgasmo múltiple masculino.



Aplicando los ejercicios para lograr el orgasmo múltiple masculino:


Ya logramos los objetivos fundamentales del entrenamiento: tonificamos los músculos PC, aprendimos a manejar la respiración profunda, nos concentramos en nuestras sensaciones genitales y reconocimos claramente los diferentes niveles de la excitación sexual por los que transitamos antes de llegar a un orgasmo.


Ahora vamos a practicar, aún en soledad, un ejercicio en el que integramos todos estos recursos.



Comenzamos estimulando nuestra imaginación y una vez ya con nuestra mente erotizada nos acariciamos (como en la exploración genital) y poco a poco logramos una erección rígida. Posteriormente incrementamos (siempre de manera lenta y gradual) los niveles de excitación, como en el ejercicio de autoestimulación genital. Es importante que tengamos bien en claro cual es el nivel de excitación por el que estamos transitando en cada momento. Cuando nos acercamos al nivel 9 prestamos especial atención. Intentamos discriminar aún más finamente que en los niveles anteriores. Percibimos que incluso entre 9 y 10 (inminencia e inevitabilidad) hay matices. Continuamos el movimiento pasada la sensación de inminencia, y cuando llegamos a la sensación de inevitabilidad dejamos de movernos, contraemos muy fuerte el músculo PC y respiramos profundamente. En este momento si coordinamos estos recursos e hicimos prolijamente nuestro entrenamiento, lograremos nuestro primer Orgasmo sin eyaculación. Unos 10 segundos después continuamos con el movimiento ya que podemos perder un poco la rigidez del Pene y de esta forma la recuperamos. Recomenzamos el proceso y siguiendo los mismos pasos llegaremos a nuestros primeros orgasmos múltiples.


Los orientales recomiendan también utilizar en la fase de inevitabilidad la presión fuerte y sostenida durante 10 o 15 segundos del dedo índice sobre el perineo. De esta manera consiguen frenar la eyaculación sin que se corte el orgasmo.


Muchas veces se requiere de varias prácticas antes de lograrlo. No es fácil ya que se es preciso un manejo y coordinación de movimientos muy específico y discriminado.


Para trasladar estos logros a la sexualidad compartida, es fundamental una pareja que colabore y pueda (al menos inicialmente) dejarnos el mando para aplicar lo que aprendimos en soledad.


Es recomendable realizar los mismos pasos que seguimos para alcanzar el Orgasmo múltiple por autoestimulación genital, en alguna postura que nos resulte cómoda. En general recomiendo la llamada del “Misionero” (el varón arriba y la mujer abajo) ya que nos permite un mayor control de los movimientos. Es importante que la parte superior del cuerpo esté relajada, ya que los hombros en tensión pueden disminuir nuestra capacidad de concentración y tirar por la borda lo aprendido. Una buena alternativa es que ella se coloque debajo de sus caderas una almohada que la levante y de esa manera el peso estará más concentrado en nuestras rodillas. Otra opción es que ella se ubique encima nuestro, cara a cara, pero siempre y cuando se comprometa a cedernos el control de los movimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres recomendar mis encuentros, puedes hacerlo aquí, comunicando tu experiencia a otros.

Normativa de privacidad

Se hace del conocimiento de los visitantes y lectores de éste blog que las imágenes que aquí aparecen, sólo son de manera ilustrativa y en ningún modo muestran a participantes reales de encuentros pasados o futuros.

Dichas imágenes se encuentran en páginas y servicios de fotografía y están sujetas a las normativas de derechos de los autores de las mismas.

De acuerdo con las leyes de protección de datos, no se comparte ningún número telefónico ni ninguna otra información concerniente a los participantes.

No realizo un servicio de contactos, ni de citas, de ningún tipo y las personas que aquí acuden lo hacen por su propia voluntad y responsabilidad y el secreto de lo que aquí suceda es parte del acuerdo de quienes participan, ya que cómo grupo terapéutico que es, se debe guardar el debido respeto a la intimidad y privacidad de todos.

Gracias por vuestra comprensión.