domingo, 30 de septiembre de 2018

Sexalidad y Consciencia Tantrica

La sexualidad es la herramienta mas potente que posee el ser humano "y serán como dioses" dice la biblia, pero al satanizar el sexo estamos desperdiciando su poder curativo. Su valor divino. 





Que el sexo obsesione a nuestra especie no es ni depravación ni lujuria, sino la marca del destino humano.Nuestra especie está destinada al erotismo, juego sutil donde el sexo, disociado y liberado de la pulsión procreadora animal, abre a la pareja humana el acceso espiritual total a través de dos seres en el éxtasis amoroso.
En el animal, la hembra se apodera del esperma para ser fecundada, nada más. Más allá del goce inmediato no busca ninguna fusión en otro plano, como, por ejemplo, el de la meditación entre dos que, en el ser humano, abre la vía a lo cósmico. Vía que se da entre personas de distinto o del mismo sexo, pues la unión sexual, cósmica y toda su magia vibra en cada ser humano y al entrar en contacto con otro se potencia hasta limites insospechados.







Se trata de un nivel de excitación que crece en intensidad y que puede durar de diez a veinte minutos, o incluso más.Los escritos tántricos describen cómo el shakti logra siete picos de éxtasis -cada pico mas alto, fuerte y poderoso que el anterior - hasta que ya en lo mas alto libera su néctar, su amrita, la eyaculación femenina. O en el hombre el semen, la semilla de la vida.











Los masajes integrales, relajantes, sensitivos, con el toque tántrico son eficaces en un contexto de relajación y equilibrio emocional, en estados de estrés, agotamiento psíquico, ansiedad, miedos, fobias.

Un masaje integral permite obtener un espacio vital de introspección que nos sirve de ayuda en la lucha diaria de la vida 

Oirás el color con los ojos cerrados.
Veras el sonido de la música.Gustarás del aroma de los aceites calientes.Sentirás el olor del tacto.






Tener conciencia de que el sexo y el placer son realmente positivos y adecuados para ti son esenciales para gozarlo.
No es solamente una necesidad que debes satisfacer como quien come sin ganas sólo por no morirse de hambre.Es necesario concienciarse de que el sexo y el placer son positivos para tu salud, para tu belleza y tu fuerza y energía personales.




Existe una relación íntima entre masaje y sistema nervioso, especialmente si el masaje es de tipo sensitivo, puesto que en terapia manual no existe masaje sin tacto, ni maniobra de masaje sin técnica, ni tampoco aplicación terapéutica de una técnica manual sin sensibilidad.

El masaje integral, explora la totalidad del cuerpo del receptor, convirtiéndose así en un masaje energizante y pleno.
Confiere plenitud, fortaleza, vigor, relajación y placer.El masaje integral no deja ese vacío que suelen dejar otros masajes, que deja zonas importantes del cuerpo obviadas y rechazadas como algo impuro, renegando de esta forma, de todo lo que regala vida.




Las emociones no expresadas quedan contenidas en el cuerpo, formando contracturas o corazas musculares, las técnicas del masaje bioenergético ayudan a desbloquear esa expresión emocional reprimida por medio de suaves movimientos vibratorios.

La terapia combina trabajo con el cuerpo y con la mente, ayudando a resolver problemas emocionales, y a comprender mejor su potencial para el placer y el gozo de vivir, por medio de respiración y movimiento.Este tipo de masaje puede ser la caricia que estás necesitando.



Para aquellas que les gusta sentir y gozar de las caricias de un masaje en todo el cuerpo, explorando y encontrando placer corporal a través de las manos del masajista.
Este masaje está hecho para ti; eres el invitado a descubrir el deleite de tu piel.

Los masajes se realizan con emulsiones estimulantes, el ambiente te envuelve con suaves música de relajación... y lo más importante durante la sesión es el estado de encontrarte con tu ser, el silencio de tu mente y recibir la energía de las manos del masajista.
Caricias suaves y sensitivas por todo tu cuerpo para sentirte pleno y feliz.
Mímate, desconéctate de las tensiones y entrégate al placer de las sensaciones 






Roles Sexuales


Podríamos dividir a los hombres homosexuales en: pasivos, activos o versátiles. A su vez estas categorías podrían ser subdivididas en otras muchas dependiendo del modo que cada uno ejerza su rol.


En algunas encuestas realizadas se deduce que la mayoría de los hombres homosexuales son versátiles, en el sentido de que en mayor o menor medida ejercen un rol u otro, cuentan con la flexibilidad suficiente para asumir el rol opuesto y ser capaces de llevarlo a cabo.


Existe un falso mito que dice que en una pareja homosexual, uno de los componentes adopta el rol del varón y el otro el de la mujer, pero en realidad, la mayoría de las parejas homosexuales son versátiles y practican el sexo de diferentes formas, ya que en el transcurso de una relación sexual la penetración puede ser llevada a cabo tanto por uno como por otro.


Es posible encontrar homosexuales que presumen de ser 100% activos porque consideran que de esa forma dan una mejor imagen, aunque después no sea así. Y también los hay que deciden adoptar el rol activo debido a que pueden encontrar dolorosa la penetración anal.


En el momento de formar una pareja, en muchas ocasiones, consideran importante determinar el rol sexual de cada uno, sin embargo existen parejas formadas por dos personas activas, cuyas principales prácticas sexuales no incluyen el coito. En cambio es mucho menos común encontrar una pareja formada por dos hombres pasivos.


En el mundo de los masajes tántricos y eróticos, os ayudamos a descubrir todo un nuevo mundo de posibilidades para hacer de vuestra vida sexual mucho mas completa y satisfactoria, puesto que el masaje tantra, va mucho más allá de una simple penetración, nos ayuda a conocer nuestros cuerpos, a descubrir nuevos puntos de placer que compartir con tu pareja, nuevos juegos con los que la vida sexual homosexual salga mucho más enriquecida.









Tantra. La sexualidad consciente. Una sexualidad espiritual.


En la tradición judeocristina la satanización del sexo ha producido una serie de actitudes hacia el mismo que no son sanas, que lo han pervertido, ensuciado y convertido en algo que no es.

Aunque en occidente, en concreto en España se reconozca al sexo como algo morboso, pecaminoso, sucio o perverso y ello contribuya a una actitud compulsiva al buscarlo, no es esa su función natural, trascendente.
El sexo en los animales es un impulso irrefrenable que busca una salida inmediata, aunque en muchas especies pasa por el cortejo, a veces de una enorme belleza.



Un animal siente en el una ansiedad tal que necesita sacarla para liberarse de aquello que le incomoda. El macho experimenta una especie de picazón que se calma entrando en la hembra y descargando lo que es la causa de su desasosiego.











El ser humano ha refinado sus conductas, eligiendo rituales para limpiarse, productos para hacerlo, lugares, como en los baños árabes, las termas romanas, los temazcales aztecas y tantos otros ejemplos. Del mismo modo a creado una cultura culinaria exquisita, convirtiendo el acto de alimentarse en un ritual que contribuye no solo a la correcta digestión de los alimentos, si no a un deleite tal que desde la vista y luego con todos los sentidos, es muy placentero sentarse a comer algo.

Si existe una cultura de la satisfacción de nuestras necesidades más básicas, como son la limpieza, incluida el liberar el vientre o la vejiga. Si existe una cultura culinaria de la alimentación, lo más lógico sería que el sexo ocupara también un lugar de privilegio y estuviera acompañado por rituales, por todo un culto al placer de vivir esta experiencia humana.

Oriente, en concreto India ha dedicado al sexo un lugar sagrado, una serie de rituales y una actitud reverente que lo espiritualizan.






El tantra recupera la tradición del sexo sagrado y lo adapta para occidente a través del neo tantra. En el se usan una serie de rituales, ejercicios de respiración, meditaciones activas, ambientación y muchos otros elementos para convertir al sexo en un deleite gozoso, amoroso y limpio.

En nuestros terapias,  ponemos en practica diversas dinámicas encaminadas a despertar la consciencia sobre el tacto, sobre las relaciones desde el corazón y el amor, la confianza, la escucha y la generosidad.




Aunque una persona se acerque al tantra en principio buscando el morbo o una forma más de descarga de su ansiedad sexual, poco a poco irá entrando en ésta nueva manera de vivir el sexo. pero para ello no basta una sesión, si no la practica continuada.



Las practicas eróticas tántricas no difieren de las que lleva la humanidad realizando a lo largo de su historia. Lo que cambia es la actitud, la consciencia, la capacidad de regular la energía, de redistribuirla, mantenerla y acrecentarla. En concreto, cuando recibes un masaje tantrico tu solo debes concentrarte en recibir placer, sin interactuar con el terapeuta, ya que es él quien conoce el trabajo que ha de realizar en tu cuerpo y tu solo debes confiar y dejarte llevar.

La energía sexual es creadora, potenciadora de los dones y habilidades humanos. Se relaciona con la creatividad, con la trascendencia.
En la sexualidad tántrica buscamos crecer, desarrollarnos en todos los sentidos, crear y recrearnos. No es una actividad que nos agota y nos vacía, si no que nos llena, nutre y complementa.






Si quieres adentrarte en ésta nueva manera de vivir el disfrute erótico, atiendo con gusto a hombres gays, bisexuales y hetero flexibles o curiosos. Terapias individuales o  de pareja hombres y mujeres de cualquier tendencia sexual.

Reservas al

Tel/Whatsapp  692 960 145
 

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Massages. tantric Sessions


Sensitive massage is the use of massage techniques for sensitive ends. Instead of draping the subject's body with towels, an erotic massage is usually conducted with the subject naked and undraped.


Areas of the body such as the areas around the groin and intimate parts of the body, which are normally not touched in therapeutic massage, will be touched in ways that increase sexual arousal.






Sensitive massage may be utilized as a means of stimulating the libido, or increasing the ability of a person to respond positively to sensual stimulus.

In some cases, sensitivec massage can be a form of foreplay without sexual gratification, intended to heighten the sensitivity of an individual prior to another engagement where sexual arousal and fulfillment is intended.






In other cases, sensitive massage may be used professionally to help men address issues of premature ejaculation, healing sexual emotions or helping you geting more aware of your body, mind nad soul needings when being touched, kissed or making love with smebody else.


It is also offered as a service by some massage parlors(known as the 'happy ending').
In this case, erotic massage may be considered to be a form of sex work, or a form of sex therapy.











Sensual Massage


This description of the Sensual Massage treatment can only be an outline as each massage is as individual as the client is. But while each massage is different, some things are constant … I always allow plenty of time between appointments so your massage will never be rushed and your privacy and confidentiality will be respected at all times.




Essentially a deeply relaxing, full body, holistic massage, sensual massage devotes additional attention to erogenous areas of your body, including the anus, perineum, prostate, testicles and penis in men and in women including the breasts, nipples, perineum, labia, clitoris and the G-Spot - building arousal and deepening the relaxation at the same time - to balance sensation and enhance the feeling of well-being. The aim of sensual massage is to achieve a state of complete relaxation and relief from tension and stress.




During a sensual massage, the whole of your body will be involved; you’ll breathe deeply and easily; the mind will calm, allowing negative emotional energy, tension and stress to be channeled through your genitals and released in a controlled way. In most, but not all, cases, this includes release through ejaculation, but the key remains the balance of sensations throughout the massage. In an effort to maintain that balance I use a variety of Tantric techniques to delay ejaculation, allowing you to possibly experience multiple climaxes before eventual ejaculation. Most clients enjoy this process as it heightens sensitivity and awareness of your own body.

Deep breathing is also very important to the channeling and release of energy. Focusing on your breath and the physical sensation is also highly relaxing and allows you to stay in the moment and not get caught up in the thoughts that clutter the mind. Men can use the breath to forestall ejaculation. Enjoying a deeply relaxing, full body massage is a great way to push away the thoughts, clear your mind and give yourself over to the pleasure.


At the end of your sensual massage, I will be happy to leave you to rest a few minutes and savour the profound peace and contentment you will experience while allowing you to slowly "come back" to the present. When you are ready to get up again, you will be offered a shower to refresh you and remove any excess oil on your skin.




The question of touching during sensual massage ...

While I understand that it can become intensely arousing for the client as the massage progresses, it is neither expected nor required for you to "reciprocate". This is your massage - it's all about you!
The massage is your experience of my hands relaxing you and stimulating you. Touching me is not strictly forbidden actually in tatami session or tantric sex we can interact completely,cause I understand that many people do get excited and react in the heat of the moment and my purpose is always to please them.
If you would like to have your wife or partner present during the sensual massage this is perfectly acceptable.






At the end of your sensual massage, I will be happy to leave you to rest a few minutes and savour the profound peace and contentment you will experience while allowing you to slowly "come back" to the present. 






lunes, 6 de agosto de 2018

La Represión Sexual

No eres consciente de ello.

Pero controlar tu sexualidad es una de las maneras más fáciles y efectivas de controlar tus actos.
Siempre ha sido así y lo sigue siendo en la actualidad.

La forma de entender la sexualidad tiene hondas implicaciones a la hora de conformar las relaciones humanas entre los individuos y las estructuras sociales que de ellas derivan.
Podemos afirmar que el sexo es un claro reflejo de cómo es una sociedad.

A nivel individual, resulta crucial en el proceso de construcción personal, pues la exploración de la propia sexualidad nos lleva al conocimiento de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestros más profundos impulsos y motivaciones, de ahí su importancia en el proceso de individualización.





Además el pleno desarrollo de la propia sexualidad determina la forma en que nos relacionamos con los otros individuos.

A nivel de relaciones humanas, sea probablemente el momento de comunión entre dos personas más elevado que nos ha otorgado la naturaleza, pues entramos literalmente unos dentro de los otros y experimentamos sensaciones y emociones que no pueden compararse con ninguna otra actividad humana.
Es lo más próximo a una “experiencia mística”, un paso hacia lo que sería una “espiritualidad natural”.
Así pues, controlar la sexualidad, es una forma de controlar al individuo y su forma de relacionarse con los demás.

No solo eso: es una forma de moldear su visión de la realidad.
Quitarle el valor a la sexualidad, negarle su valor trascendente y elevado, rebajándolo a algo banal, es, por lo tanto, una forma de negarle valor al propio individuo.

Y por ende, una forma de negarle valor a las demás personas y a las relaciones que con ellas se establecen.
Y eso es exactamente lo que, a lo largo de los siglos, el Sistema, encarnado en los “vigilantes de los sucesivos valores morales” ha perseguido de forma obsesiva.

Inicialmente, en nuestra sociedad occidental de raíz cristiana, calificando el sexo como algo pecaminoso y sucio, asociándolo a la culpa, la corrupción y la animalidad y arrebatándole así, su elevado valor.
Y una vez culminado este proceso, una vez despojado el sexo de su auténtico valor en la psique del individuo, lo ha utilizado como herramienta de control, independientemente del enfoque cultural o social asociado a cada coyuntura histórica del sistema.









Esto es precisamente lo que estamos viviendo actualmente en las sociedades occidentales.
Experimentamos una libertad sexual absoluta, que paradójicamente, se ha convertido en una eficiente herramienta de control social e individual, como antaño lo fue la represión sexual.


Porque no nos engañemos: una persona con los impulsos sexuales cubiertos es más dócil y tranquila.
Quizás no disfrute de libertades o derechos, pero si su cuerpo ve satisfechas sus necesidades más placenteras, queda mucho menos espacio para la rebeldía.

Todos sabemos que no hay nada que frustre e incluso violente más a un hombre (y a una mujer), que la abstinencia sexual continuada, pues no hay medio de escapar de la creciente presión que ejerce el propio cuerpo, reclamando sus impulsos a gritos.







Nos han hecho creer que somos más libres sexualmente que nunca antes en la historia, cuando en realidad, nuestra sexualidad está más programada que nunca.

Pero desgraciadamente nuestra sociedad lo ha convertido ya en un producto de consumo más.
Desde que nacemos, el Sistema nos roba la sexualidad, la programa a través de estereotipos y la socializa.
Nos impide así desarrollar una sexualidad propia e individualizada, sin más limitaciones que las que nosotros establezcamos y con ello consigue dominarnos por completo, programando una de nuestras más poderosas herramientas de construcción personal, hasta controlar totalmente a todos los individuos y la forma de relacionarse de unos con otros.

Porque la libertad sexual no es algo que pertenezca a ningún colectivo, ni algo que sólo pueda ser obtenido a través de luchas sociales.
Es algo personal y va mucho más allá de cómo o con quién la sociedad nos permite relacionarnos sin penalizarnos por ello.

Esa es una visión superficial, que solo representa un anexo más a la programación mental a la que ya estamos sometidos.
La auténtica libertad sexual es un viaje profundo que solo tú puedes emprender, a nivel individual, derribando las barreras levantadas en tu psique, hasta saber quién eres en realidad.
Un largo camino que debes transitar para recuperar tu poder.








Si estas decidido a vivirte por completo, fuera de cánones, etiquetas, de arquetipos y todo lo que el sistema impone, yo te invito a sumergirte en las sensaciones de ser hombre, en contacto con otro. Un hombre que honrara a tu cuerpo y a tu persona, que sera tu cómplice, tu amigo, con el que puedes compartir lo mas intimo de tu personalidad. Tu lado vulnerable y sensible esta a salvo conmigo.

Déjate llevar en mis sesiones de masaje integral, sin ningún reparo, con confianza y entrega absolutas y revive esa época gozosa en la que te descubriste sexualmente y que no tenias reparos en investigar con chicos o chicas.

Yo te recibiré con todo el afecto, para que juntos trabajemos, exploremos, o compartamos tus deseos, fantasías, sueños, incluso tus temores, lo que sea que te mueva, porque lo que aquí suceda solo será algo entre tu y yo

Ven y disfrútalo....

miércoles, 16 de mayo de 2018

Sexualidad consciente

 
Tantra. La sexualidad consciente. Una sexualidad espiritual.





En la tradición judeocristina la satanización del sexo ha producido una serie de actitudes hacia el mismo que no son sanas, que lo han pervertido, ensuciado y convertido en algo que no es. 

Aunque en occidente, en concreto en España se reconozca al sexo como algo morboso, pecaminoso, sucio o perverso y ello contribuya a una actitud compulsiva al buscarlo, no es esa su función natural, trascendente.
El sexo en los animales es un impulso irrefrenable que busca una salida inmediata, aunque en muchas especies pasa por el cortejo, a veces de una enorme belleza.

Un animal siente en el una ansiedad tal que necesita sacarla para liberarse de aquello que le incomoda. El macho experimenta una especie de picazón que se calma entrando en la hembra y descargando lo que es la causa de su desasosiego.







El ser humano ha refinado sus conductas, eligiendo rituales para limpiarse, productos para hacerlo, lugares, como en los baños árabes, las termas romanas, los temazcales aztecas y tantos otros ejemplos. Del mismo modo a creado una cultura culinaria exquisita, convirtiendo el acto de alimentarse en un ritual que contribuye no solo a la correcta digestión de los alimentos, si no a un deleite tal que desde la vista y luego con todos los sentidos, es muy placentero sentarse a comer algo.

Si existe una cultura de la satisfacción de nuestras necesidades más básicas, como son la limpieza, incluida el liberar el vientre o la vejiga. Si existe una cultura culinaria de la alimentación, lo más lógico sería que el sexo ocupara también un lugar de privilegio y estuviera acompañado por rituales, por todo un culto al placer de vivir esta experiencia humana.

Oriente, en concreto India ha dedicado al sexo un lugar sagrado, una serie de rituales y una actitud reverente que lo espiritualizan.






El tantra recupera la tradición del sexo sagrado y lo adapta para occidente a través del neo tantra. En el se usan una serie de rituales, ejercicios de respiración, meditaciones activas, ambientación y muchos otros elementos para convertir al sexo en un deleite gozoso, amoroso y limpio.

En nuestros talleres ponemos en practica diversas dinámicas encaminadas a despertar la consciencia sobre el tacto, sobre las relaciones desde el corazón y el amor, la confianza, la escucha y la generosidad.

Hacemos a un lado los clichés y prejuicios modelados socialmente que nos separan por sexo estado civil preferencias o creencias

Aquí trabajamos de manera gozosa nuestra sexualidad sin etiquetas
  






Aunque una persona se acerque al tantra en principio buscando el morbo o una forma más de descarga de su ansiedad sexual, poco a poco irá entrando en ésta nueva manera de vivir el sexo. pero para ello no basta una sesión, si no la practica continuada.

No tenemos un grupo regular o cerrado, porque damos la bienvenida a toda aquella persona que desee iniciarse. De cualquier manera se puede ir profundizando de manera personal y yo estoy siempre a disposición de quien lo desee para acompañarle en su proceso.






Las practicas eróticas tántricas no difieren de las que lleva la humanidad realizando a lo largo de su historia, a saber, los besos y caricias, las relaciones buco genitales, el coito ya sea por vía anal o vaginal. Lo que cambia es la actitud, la consciencia, la capacidad de regular la energía, de redistribuirla, mantenerla y acrecentarla.

La energía sexual es creadora, potenciadora de los dones y habilidades humanos. Se relaciona con la creatividad, con la trascendencia. 
En la sexualidad tántrica buscamos crecer, desarrollarnos en todos los sentidos, crear y recrearnos. No es una actividad que nos agota y nos vacía, si no que nos llena, nutre y complementa.




Si quieres adentrarte en ésta nueva manera de vivir el sexo, tenemos grupos de hombres gays, bisexuales y hetero flexibles. Encuentros o taller de pareja de cualquier tendencia sexual.





Masajes eróticos



Si en el masaje en general el objetivo es eliminar tensión muscular o readecuar el cuerpo que, por esfuerzos físicos, psicológicos o sociales se ha desequilibrado, en los masajes eróticos se trata de estimular a la persona para que surja el deseo de ir a más en la búsqueda de placer. Si el masaje en general se da sobre el músculo, el masaje erótico se da sobre los sentidos, y especialmente, sobre las terminaciones nerviosas de la piel.



Uno de los objetivos principales del masaje erótico es proporcionar la oportunidad de descubrir que es lo que le causa placer al otro(a,s) y con ello provocar un acercamiento corporal. Por lo tanto debe hacerse con la mente abierta por completo.



Al realizar masajes eróticos, nos sorprenderemos al sentirnos tan excitados cuando nos acarician ciertas partes de nuestro cuerpo y descubriremos partes nuestras que ni remotamente habíamos considerado eróticas.



Un masaje erótico debe ser un acto satisfactorio en sí mismo (tanto si acaba en orgasmo como si no).
Es un acto del que algunas parejas disfrutan de modo especial, puesto que es una oportunidad para que uno se concentre en el hecho de dar y el otro de recibir, y no en dar y recibir simultáneamente, tal como ocurre en el coito u otros actos.
Es una manera muy buena para que los participantes se exciten mutuamente y prolonguen la intimidad.



El masaje es, en especial, importante para las mujeres ya que tiene un efecto igual a la producida por un beso, una caricia u otras formas de juego previo. Este efecto permite que se incrementen las hormonas sexuales femeninas responsables de la excitación y preparación de su cuerpo para el coito.


También ayuda a los hombres que tienen dificultades con la erección o con problemas de impotencia.


El masaje erótico posee una triple dimensión:
1. Es el preámbulo ideal para la búsqueda del orgasmo mediante el coito.


2. Sirve como relación completa en si misma, llevando a los participantes a gozar en una dimensión desconocida o tal vez olvidada.


3. Es una terapia sexual en sí misma. Ayuda al tratamiento de la eyaculación precoz, coordinado con otros tratamientos.



Como lograr el orgasmo múltiple masculino (Primera parte)


Presentamos un auto-programa de entrenamiento para alcanzar el orgasmo múltiple masculino.


El entrenamiento del varón para el Orgasmo múltiple lleva un tiempo en el cual se deben practicar sistemáticamente varios ejercicios. Los objetivos a lograr son:




-Tonificar el músculo Pubococcígeo (PC).


-Aprender el método de la respiración profunda.


-Concentrarse plenamente en las sensaciones genitales.


-Reconocer y discriminar finamente los diferentes niveles de la excitación sexual.




Para esto diseñamos los siguientes ejercicios en un plan de cuatro semanas. La mejor manera de hacerlos es solos en nuestra intimidad, para luego aplicarlos a las relaciones sexuales:


Ejercicios de Kegel (todos los días):



Consisten en contraer los músculos pubococcígeos que son los que utilizamos para cortar la orina de modo repentino. Los ejercicios son muy importantes para tonificar esos músculos, y aportan beneficios tales como mayor percepción de las sensaciones genitales y mejor control orgásmico.


Ante todo, ¿cómo ubicarlos correctamente?


Lo mejor para ubicarlos es ir a orinar, y cortar la orina de la misma forma en que lo hicimos en tantas oportunidades incluso como un juego. Muchas personas creen que hay que apretar debajo de los testículos con la mano pero no es así, se trata de una contracción muscular. Para evaluar si se ha identificado correctamente el músculo es muy sencillo: si se interrumpió la orina está bien hecho. Es importante que la contracción esté bien focalizada y no se contraigan otros grupos musculares como los glúteos, abdominales o cuadriceps.


Para alcanzar el Orgasmo múltiple es necesario dedicarle de dos a cuatro semanas con constancia a hacer este ejercicio. La primera y la segunda semana hacemos tres series de treinta contracciones por día calculando aproximadamente dos segundos de retención por movimiento. Lo más recomendable es hacer el ejercicio en posición sentado con la espalda derecha.


La tercera y la cuarta semana agregamos diariamente una cuarta serie de diez contracciones en las cuales retenemos el músculo contraído entre cinco y diez segundos cada vez.


Recordemos que el ejercicio no se practica orinando, eso es solamente para identificar los músculos a trabajar.


Relajación (todos los días):


Un buen método de relajación física y mental nos permitirá manejar la ansiedad y la excitación para así disfrutar del ansiado Orgasmo múltiple masculino.


Comencemos entonces: nos tomamos unos 10 o 15 minutos en algún momento en cual estemos tranquilos y no tengamos interrupciones. Nos recostamos sobre una cama o sofá cómodos. Tomamos aire por la nariz, lo llevamos al abdomen y lo soltamos lentamente. Procuremos que la exhalación dure aproximadamente el doble que la inhalación. Es muy importante que nos concentremos en nuestro cuerpo y en el recorrido del aire. Podemos transportarnos mentalmente a alguna situación que para nosotros sea agradable, relajante y placentera.


Exploración genital (tres a cinco veces por semana – la primera semana solamente):


Vamos a realizar una detallada y completa exploración de nuestros genitales, parte por parte. Nos tomamos el tiempo que sea necesario y nos aseguramos de que estaremos tranquilos.


Es bueno utilizar alguna crema o aceite cosmético para facilitar el deslizamiento de la mano y darnos sensaciones más agradables.


Una vez que identificamos con claridad cada una de las partes de nuestra anatomía genital, las estimulamos una por una y con diferentes tipos de caricias para darnos cuenta de cuales son las partes más sensibles y las mejores maneras de estimularlas. Así recorremos los testículos, la base del Pene, el frenillo y el Glande.


Ejercicio de autoestimulación genital (tres a cinco veces por semana – de la segunda a la cuarta semana):


Tendremos que tomarnos aproximadamente treinta minutos, en un momento y un lugar tranquilos, donde sabemos que nadie nos va a molestar.


Ponemos en nuestra mente algunas imágenes que nos resulten excitantes, o inclusive utilizamos estimulación visual (revistas, videos, etc.). Tengamos en cuenta que este ejercicio es útil en la medida en que lo hagamos excitados.


Comenzamos a estimularnos el pene como para lograr una erección, sin forzarla, y una vez alcanzada nos estimulamos lentamente.


Nos concentramos en las sensaciones genitales y registramos el grado de excitación que experimentamos a medida que (gradualmente) subimos el ritmo. Vamos a suponer que “Nivel 1” es cuando recién comienza la estimulación y la excitación es muy baja, y “Nivel 10” es el orgasmo. ¿En que grado estamos a medida que la estimulación aumenta y el tiempo transcurre?


Tratemos de no apresurarnos, de variar los niveles de excitación subiendo y bajando los ritmos. La excitación debe aumentar gradualmente y la idea es que reconozcamos claramente cada uno de los niveles intermedios. Cuánto más fina sea la discriminación, mejor. Llegado el punto de percibir las señales corporales (como un cosquilleo en el Glande) que nos avisan que estamos por eyacular, nos detenemos un minuto o dos. Aquí podemos percibir claramente la sensación de inminencia, que no llega a la inevitabilidad porque nos detuvimos a tiempo. Sentimos como el semen se deposita en la uretra, pero no se expulsa hacia el exterior.


Luego repetimos el mismo proceso dos veces más. Finalmente dejamos que nuestra mano continúe moviéndose luego de las sensaciones de inminencia y cuando sentimos la sensación de que el orgasmo es inevitable (inevitabilidad eyaculatoria) dejamos de mover la mano. De esta forma la fase de inevitabilidad se hará más clara a nuestra percepción, lo cual es muy importante ya que la misma es clave para el Orgasmo múltiple masculino.



Aplicando los ejercicios para lograr el orgasmo múltiple masculino:


Ya logramos los objetivos fundamentales del entrenamiento: tonificamos los músculos PC, aprendimos a manejar la respiración profunda, nos concentramos en nuestras sensaciones genitales y reconocimos claramente los diferentes niveles de la excitación sexual por los que transitamos antes de llegar a un orgasmo.


Ahora vamos a practicar, aún en soledad, un ejercicio en el que integramos todos estos recursos.



Comenzamos estimulando nuestra imaginación y una vez ya con nuestra mente erotizada nos acariciamos (como en la exploración genital) y poco a poco logramos una erección rígida. Posteriormente incrementamos (siempre de manera lenta y gradual) los niveles de excitación, como en el ejercicio de autoestimulación genital. Es importante que tengamos bien en claro cual es el nivel de excitación por el que estamos transitando en cada momento. Cuando nos acercamos al nivel 9 prestamos especial atención. Intentamos discriminar aún más finamente que en los niveles anteriores. Percibimos que incluso entre 9 y 10 (inminencia e inevitabilidad) hay matices. Continuamos el movimiento pasada la sensación de inminencia, y cuando llegamos a la sensación de inevitabilidad dejamos de movernos, contraemos muy fuerte el músculo PC y respiramos profundamente. En este momento si coordinamos estos recursos e hicimos prolijamente nuestro entrenamiento, lograremos nuestro primer Orgasmo sin eyaculación. Unos 10 segundos después continuamos con el movimiento ya que podemos perder un poco la rigidez del Pene y de esta forma la recuperamos. Recomenzamos el proceso y siguiendo los mismos pasos llegaremos a nuestros primeros orgasmos múltiples.


Los orientales recomiendan también utilizar en la fase de inevitabilidad la presión fuerte y sostenida durante 10 o 15 segundos del dedo índice sobre el perineo. De esta manera consiguen frenar la eyaculación sin que se corte el orgasmo.


Muchas veces se requiere de varias prácticas antes de lograrlo. No es fácil ya que se es preciso un manejo y coordinación de movimientos muy específico y discriminado.


Para trasladar estos logros a la sexualidad compartida, es fundamental una pareja que colabore y pueda (al menos inicialmente) dejarnos el mando para aplicar lo que aprendimos en soledad.


Es recomendable realizar los mismos pasos que seguimos para alcanzar el Orgasmo múltiple por autoestimulación genital, en alguna postura que nos resulte cómoda. En general recomiendo la llamada del “Misionero” (el varón arriba y la mujer abajo) ya que nos permite un mayor control de los movimientos. Es importante que la parte superior del cuerpo esté relajada, ya que los hombros en tensión pueden disminuir nuestra capacidad de concentración y tirar por la borda lo aprendido. Una buena alternativa es que ella se coloque debajo de sus caderas una almohada que la levante y de esa manera el peso estará más concentrado en nuestras rodillas. Otra opción es que ella se ubique encima nuestro, cara a cara, pero siempre y cuando se comprometa a cedernos el control de los movimientos.

martes, 15 de mayo de 2018

Talleres, sesiones y terapias




Somos energía, incombustible, infinita, vibrante. 

Una luz que entró en nuestro ser al momento de la gestación.

Una llama que procede de un sol, más grande y más poderoso que el universo que conocemos. Por ello vibrar, colisionar, emerger, resplandecer es una tarea diaria. Una tarea que emprenderemos en nuestros encuentros. Liberándonos de corazas, etiquetas, hábitos, dependencias, miedos... 


Cada uno a su ritmo, cada quien según lo necesite. 

No somos cirujanos que extraemos quistes, o tumores o que cercenamos aquello que está descompuesto. 

Energéticamente seguimos siempre enteros y solo hace falta permitir que el flujo vital continúe de manera ininterrumpida... 

Cuando lo necesitéis, tenéis en mi y en mi gabinete un espacio personal, un refugio, un lugar de juegos, donde está permitido tocarse, no solo con el tacto, si no con el resto de los sentidos físicos y más aún con nuestras capacidades a nivel energético. En compañía, pero solos. Solos, pero compartiendo desde el corazón abierto y generoso, los dones de la vida.

 




Tantra. La sexualidad consciente. Una sexualidad espiritual.





En la tradición judeocristina la satanización del sexo ha producido una serie de actitudes hacia el mismo que no son sanas, que lo han pervertido, ensuciado y convertido en algo que no es. 

Aunque en occidente, en concreto en España se reconozca al sexo como algo morboso, pecaminoso, sucio o perverso y ello contribuya a una actitud compulsiva al buscarlo, no es esa su función natural, trascendente.
El sexo en los animales es un impulso irrefrenable que busca una salida inmediata, aunque en muchas especies pasa por el cortejo, a veces de una enorme belleza.


Un animal siente en el una ansiedad tal que necesita sacarla para liberarse de aquello que le incomoda. El macho experimenta una especie de picazón que se calma entrando en la hembra y descargando lo que es la causa de su desasosiego.







El ser humano ha refinado sus conductas, eligiendo rituales para limpiarse, productos para hacerlo, lugares, como en los baños árabes, las termas romanas, los temazcales aztecas y tantos otros ejemplos. Del mismo modo a creado una cultura culinaria exquisita, convirtiendo el acto de alimentarse en un ritual que contribuye no solo a la correcta digestión de los alimentos, si no a un deleite tal que desde la vista y luego con todos los sentidos, es muy placentero sentarse a comer algo.

Si existe una cultura de la satisfacción de nuestras necesidades más básicas, como son la limpieza, incluida el liberar el vientre o la vejiga. Si existe una cultura culinaria de la alimentación, lo más lógico sería que el sexo ocupara también un lugar de privilegio y estuviera acompañado por rituales, por todo un culto al placer de vivir esta experiencia humana.

Oriente, en concreto India ha dedicado al sexo un lugar sagrado, una serie de rituales y una actitud reverente que lo espiritualizan.









El tantra recupera la tradición del sexo sagrado y lo adapta para occidente a través del neo tantra. En el se usan una serie de rituales, ejercicios de respiración, meditaciones activas, ambientación y muchos otros elementos para convertir al sexo en un deleite gozoso, amoroso y limpio.

En nuestros terapias,  ponemos en practica diversas dinámicas encaminadas a despertar la consciencia sobre el tacto, sobre las relaciones desde el corazón y el amor, la confianza, la escucha y la generosidad.





Aunque una persona se acerque al tantra en principio buscando el morbo o una forma más de descarga de su ansiedad sexual, poco a poco irá entrando en ésta nueva manera de vivir el sexo. pero para ello no basta una sesión, si no la practica continuada.








Las practicas eróticas tántricas no difieren de las que lleva la humanidad realizando a lo largo de su historia. Lo que cambia es la actitud, la consciencia, la capacidad de regular la energía, de redistribuirla, mantenerla y acrecentarla. En concreto, cuando recibes un masaje tantrico tu solo debes concentrarte en recibir placer, sin interactuar con el terapeuta, ya que es él quien conoce el trabajo que ha de realizar en tu cuerpo y tu solo debes confiar y dejarte llevar.

La energía sexual es creadora, potenciadora de los dones y habilidades humanos. Se relaciona con la creatividad, con la trascendencia. 
En la sexualidad tántrica buscamos crecer, desarrollarnos en todos los sentidos, crear y recrearnos. No es una actividad que nos agota y nos vacía, si no que nos llena, nutre y complementa.




Si quieres adentrarte en ésta nueva manera de vivir el disfrute erótico, atiendo con gusto a hombres gays, bisexuales y hetero flexibles o curiosos. Terapias individuales o  de pareja hombres y mujeres de cualquier tendencia sexual.

Reservas al 692 960 145

domingo, 1 de abril de 2018

Masaje Integral





LA TERAPIA PSICOCORPORAL TANTRICA O SEXUAL




La Terapia Psicocorporal, combina a través de diferentes técnicas terapéuticas, la exploración del cuerpo, la mente y las emociones, para conocer las causas del malestar físico y emocional. 

Observando las necesidades profundas del cliente, se accede a través de la sabiduría del cuerpo a los conflictos reprimidos y a las experiencias traumáticas que no se han podido elaborar y que han quedado retenidas y envueltas en la coraza muscular. Se trata de reestablecer el equilibrio y la flexibilidad a través del reordenamiento corporal.

Los procesos energéticos del cuerpo están relacionados con los estados vivenciales. Lo que pensamos afecta a como nos sentimos y cuanto mas vivo esta alguien, mas energía tiene. La tensión y rigidez crónica disminuye la vivacidad y el flujo energético hasta enfermar.

Durante la infancia reprimimos todos aquellos afectos que pueden poner en peligro nuestra estabilidad afectiva y la perdida del amor de las figuras parentales. .Aprendemos a reprimir nuestras necesidades, con mecanismos de supervivencia inconscientes y el cuerpo va perdiendo espontaneidad y autoexpresión, se desarrollan determinados patrones corporales aprendidos que se cronifican y perturban la salud emocional y física de la persona.

La estructura del proceso terapéutico en la terapia corporal, posee las características propias de una investigación arqueológica .A medida que vamos profundizando encontramos vivencias y episodios mas antiguos, vamos de lo superficial a lo profundo




EL VINCULO TERAPEUTICO

La observación de la estructura física del paciente es una información de suma importancia para el terapeuta, dado que le permite poseer una idea general de la problemática central .Observando las compensaciones del cuerpo, las desviaciones respecto a su eje anatómico, los cortes energéticos, las tensiones crónicas en la musculatura, podemos conocer algo sobre su historia.

El establecimiento del vínculo terapéutico es la parte más delicada del proceso terapéutico, ya que tenemos que pensar que básicamente todos los conflictos psicocorporales fueron generados dentro del marco relacional entre el cliente y las figuras parentales o relacionales. Solamente dando la bienvenida a lo que aparezca, sean emociones, sensaciones o sentimientos, dejando que el cuerpo hable y encuentre el camino, sin forzar y sin jugar, solo estando presentes , podremos ayudar a una ampliación de la conciencia ,al alivio del dolor y a un crecimiento y desarrollo personal genuino.





TECNICAS

Se trabaja a través de las Tecnicas Psicocorporales:

Sensopercepción,
Respiración,
Movimientos,
Segmentos Corporales,
Postura y
Contacto físico




Algunos Objetivos

Eliminar tensiones musculares crónicas.
Reestablecer el flujo energético.
Aumentar la conciencia corporal.
Liberar la rigidez respiratoria
Reconexión corporal.
Conectar los bloqueos musculares con emociones reprimidas.
Fluir y favorecer los cambios internos.
Tensiones Psiquicas
Recobrar la capacidad de disfrute
Sanar culpas, miedos o experiencias de abuso
Reecuperar la sexualidad libre y placentera
Corregir bloqueos en parejas
Integrar cualquier situación sexual en al vida cotidiana




En la dinámica tantrica o bioenergética, la psicoterapia corporal se aborda de una manera mas intima, interactiva y sexual, pero siempre respetando los limites, las necesidades y el punto del proceso personal.

Como en cualquier terapia se requiere la convicción y la entrega al tratamiento por parte de la persona, por lo cual no es posible verificar sus efectos si al persona no es consciente o se involucra en su transformación

En muchas ocasiones es la pareja quien busca que su compañero o compañera entre en una dinámica que por intereses propios le conviene, pero si la persona que viene a la terapia no es quien al ha solicitado, no se garantizan cambios positivos.

Cuando un hombre decide realizarse un masaje con otro hombre, sea gay o no, está buscando algo mucho más allá del sexo.
Ya sea por curiosidad, primera vez o una fantasía a realizar, es mayor cada vez el número de hombres que se lanzan a esta experiencia.
Tras años de trabajo, me he dado cuenta que si cualquiera de mis clientes viniera a un simple masaje con final feliz, no pagaría un precio tan alto por ello. La diferencia entre un servicio erótico como pueda ser un masaje tántrico a un servicio sexual, se diferencia en la manera del alcance al placer.
Cada persona es diferente, y cada hombre busca algo distinto. Pero podría definir una serie de factores comunes a todos esos hombres que en algún momento han hecho una búsqueda en internet de un servicio erótico.

Qué buscan los hombres en un masaje gay

  • Servicio profesional. Desde el primer momento que le recibes, el ambiente tiene que ser cálido para su confort, generado tanto por la ambientación del sitio como por el trato personal que se ofrece.
  • Higiene. Tanto del propio centro o gabinite de masaje, como corporal de uno mismo.
  • Masaje. Uno de verdad, que no sea un simple refrote, sino un trabajo profundo a nivel muscular y relajante a nivel espiritual.
  • Sensualidad y erotismo. A través del arte del masaje cuerpo a cuerpo, busca sentirse deseado y alcanzar los más altos niveles de excitación.
Descrube tu cuerpo a través del masaje  más intenso de la ciudad y haz tus fantasías realidad.

Transtornos de la Funcion Sexual

Trastornos de la función sexual

La función sexual normal en varones y en mujeres implica tanto la mente (pensamientos y emociones) como el cuerpo.
El sistema nervioso, circulatorio y endocrino (hormonal) interactúan de forma conjunta para producir una respuesta sexual, la cual tiene cuatro etapas: deseo, excitación, orgasmo y resolución.

El deseo es la inclinación a participar en la actividad sexual. Puede ser desencadenado por pensamientos o señales visuales o verbales.

La excitación es el estado de agitación sexual. Durante la excitación, aumenta la cantidad de la sangre que fluye hacia el área genital, que ocasiona la erección en los hombres y el agrandamiento del clítoris, congestión de las paredes de la vagina e incremento de sus secreciones en la mujer.

El orgasmo es el punto máximo o clímax de la excitación sexual. En los varones, el semen es eyaculado por el pene. En las mujeres, los músculos que rodean la vagina se contraen rítmicamente. Durante el orgasmo, tanto los varones como las mujeres experimentan aumento de la tensión muscular en todo el cuerpo y contracción de los músculos pélvicos. Para la mayor parte de las personas el orgasmo es altamente placentero.

La resolución, una sensación de bienestar y de relajación muscular generalizada, sigue al orgasmo. Durante la resolución, los hombres no son capaces de tener otra erección durante algún tiempo. El tiempo entre erecciones (período refractario) generalmente aumenta con la edad. Por el contrario, las mujeres son capaces de responder a estimulaciones adicionales casi inmediatamente después del orgasmo.

La respuesta sexual está controlada por una interacción delicada y equilibrada entre todas las partes del sistema nervioso. Una parte del sistema nervioso, llamada sistema nervioso parasimpático, regula el incremento de flujo sanguíneo durante la excitación. Otra parte, el sistema nervioso simpático, controla principalmente el orgasmo. Una anormalidad en el flujo sanguíneo al pene o a la vagina, el daño físico a cualquiera de los órganos genitales, un desequilibrio hormonal o el uso de muchos fármacos pueden interferir con la respuesta sexual, aunque el sistema nervioso funcione adecuadamente.

La disfunción sexual puede ser consecuencia de determinados factores físicos o psicológicos; muchos problemas sexuales resultan de una combinación de ambos. Por ejemplo, un problema físico puede conducir a problemas psicológicos, como ansiedad, miedo o estrés y los problemas psicológicos a menudo agravan un problema físico.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es una eyaculación que ocurre demasiado pronto, generalmente antes, durante o poco después de la penetración.
El problema es frecuente entre adolescentes y puede intensificarse si existe el sentimiento de que la relación sexual es pecaminosa. El miedo a lo desconocido, a provocar un embarazo o a contraer una enfermedad de transmisión sexual, así como la ansiedad acerca de su capacidad para realizar la relación sexual pueden ser factores contribuyentes. Similares preocupaciones pueden persistir durante la etapa adulta e incluso aumentar por problemas en una relación. Aunque la eyaculación precoz raramente tiene una causa física, pueden estar implicados una inflamación de la próstata o un trastorno del sistema nervioso.

La eyaculación precoz puede ser un problema significativo para las parejas. Si el hombre eyacula antes de que su pareja alcance el orgasmo, ésta puede sentirse insatisfecha y en muchas mujeres se crea un resentimiento.

Tratamiento

Un terapeuta explica los mecanismos de la eyaculación precoz, transmite tranquilidad y ofrece consejos sencillos.

Mediante la técnica de parada y partida, el hombre aprende a tolerar altos niveles de excitación sin eyacular. Esta sencilla técnica implica la estimulación del pene, manualmente o a través de la relación sexual, hasta que el hombre siente que la eyaculación es inminente a menos que se detenga el estímulo. Él indica a su pareja que detenga la estimulación, la cual es reanudada al cabo de 20 o 30 segundos. La pareja ensaya esta técnica al principio con estimulación manual y más tarde durante la relación sexual. Con la práctica, más del 95 por ciento de los hombres aprende a controlar la eyaculación durante 5 a 10 minutos o incluso más. La técnica también ayuda a reducir la ansiedad, que a menudo agrava el problema. Algunos hombres observan que el uso del preservativo ayuda a retardar la eyaculación.

Ocasionalmente, la eyaculación precoz está causada por problemas psicológicos más graves, para los cuales la psicoterapia puede resultar apropiada y útil. Cuando la terapia conductista, como la técnica de parada y partida, es inapropiada o rechazada por el paciente, o cuando simplemente no funciona, entonces se pueden tomar los fármacos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (como la fluoxetina, paroxetina o sertralina). Este tipo de fármacos funcionan aumentando la cantidad de serotonina en el organismo. Pueden ser tomados diariamente o una hora antes de la relación sexual.

Eyaculación retardada

La eyaculación retardada es una situación en la cual la erección se mantiene pero la eyaculación se retarda durante un período prolongado.

La eyaculación retardada es rara. Sin embargo, a medida que los hombres envejecen, tardan más en alcanzar el orgasmo. Algunos fármacos, como la tioridacina, la mesoridacina y algunos hipotensores, pueden alterar la eyaculación. También puede ser un efecto secundario de ciertos fármacos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. La diabetes también puede producir este trastorno. Las causas psicológicas pueden incluir el miedo a la penetración vaginal o a eyacular en presencia de la pareja.

El tratamiento incluye terapia conductual para reducir la ansiedad y aprender técnicas para controlar el tiempo de eyaculación. La pareja femenina primero estimula al hombre a eyacular fuera de la vagina, luego en los labios vaginales y finalmente dentro de la vagina. Si esta técnica falla, pueden ayudar otras formas de psicoterapia.

Disminución del deseo sexual
La disminución del deseo sexual es una pérdida persistente de las fantasías sexuales y del deseo de realizar actividades sexuales.

La disminución del deseo sexual ocurre tanto en hombres como en mujeres. Algunas personas tienen falta de interés o de deseo sexual durante toda su vida. El trastorno puede estar relacionado con experiencias traumáticas de la niñez o de la adolescencia, con supresión de las fantasías sexuales u ocasionalmente con cifras anormalmente bajas de la hormona testosterona (ya sea en hombres o en mujeres). Más frecuentemente, el problema se desarrolla tras años de deseo sexual normal. Las causas incluyen aburrimiento en una relación, depresión, alteración del equilibrio hormonal y el uso de sedantes, fármacos ansiolíticos (tranquilizantes) y ciertos hipotensores.

Síntomas
Una falta de interés en el sexo, incluso en situaciones eróticas habituales, es el dato característico de este trastorno. La actividad sexual es generalmente infrecuente y puede causar discordia en la pareja. Algunas personas continúan teniendo relaciones con bastante frecuencia porque quieren complacer a sus parejas o porque son requeridas o forzadas a hacerlo. No tienen problemas en la realización, pero se sienten continuamente apáticas con respecto al sexo. Cuando la causa es el aburrimiento, la persona afectada puede tener poco deseo sexual de su pareja habitual, pero puede tener deseo sexual normal o incluso intenso de otra.

Diagnóstico y tratamiento
El médico o el terapeuta pregunta a la persona acerca de su experiencia e intereses sexuales actuales y pasados, intenta conocer algo acerca de la maduración sexual de la persona y de cualquier trauma sexual e investiga la posibilidad de depresión, problemas entre la pareja y otros temas relacionados. Siempre que sea posible, se entrevista a los dos miembros de la pareja, primero separadamente y después juntos. El médico evalúa la situación médica de la persona y cualquier fármaco que esté tomando que pudiera contribuir a los problemas sexuales. Puede ser necesario realizar un análisis de sangre para medir la testosterona y los valores de hormonas tiroideas en los hombres y en las mujeres.
La terapia de asesoramiento o de comportamiento, así como la técnica focalizada en las sensaciones (los miembros de la pareja aprenden a lograr una relación sexual íntima), pueden mejorar la comunicación dentro de la pareja. Para los pocos varones que tienen deficiencia de testosterona, pueden resultar de utilidad las inyecciones o los parches de testosterona. Si el responsable de la disminución del deseo sexual es un fármaco, el problema se puede remediar disminuyendo la dosis o cambiándolo por otro.

Aversión sexual
La aversión sexual es una aversión persistente y extrema a prácticamente todo tipo de actividad sexual, caracterizada por miedo y a veces por ataques de pánico.
La aversión sexual ocasionalmente ocurre en hombres, pero es mucho más frecuente en mujeres. La causa puede residir en traumas sexuales como el incesto, el abuso sexual o la violación, una atmósfera represiva familiar, probablemente unida a una práctica religiosa muy rígida o dolor durante los primeros intentos de relación sexual. La actividad sexual puede recordar a la persona ese dolor aun cuando las relaciones ya no son físicamente dolorosas.

Tratamiento
El asesoramiento a las parejas puede ayudar a resolver los problemas en una relación. Las personas que han experimentado traumas sexuales pueden necesitar psicoterapia. Puede ser eficaz la terapia de comportamiento, en la cual una persona es gradualmente expuesta a la actividad sexual, comenzando con actividades que no resulten amenazadoras y progresando hacia la expresión sexual completa. Los fármacos pueden ayudar a aliviar los ataques de pánico en relación con la actividad sexual.

Alteración de la excitación sexual femenina
La alteración de la excitación sexual femenina es el fracaso repetido en la obtención o el mantenimiento de la excitación a pesar de una estimulación sexual adecuada. La alteración de la excitación sexual en mujeres es similar a la impotencia en los hombres, ambos trastornos tienen causas físicas o psicológicas.
El problema puede durar toda la vida o, más frecuentemente, suceder tras un período de funcionamiento normal. Los factores psicológicos como los conflictos maritales, la depresión y las situaciones estresantes son las causas predominantes. Una mujer puede asociar sexo con pecado y placer sexual con sentimientos de culpabilidad. Puede también ser un componente del trastorno el miedo a la intimidad. Algunas mujeres o sus compañeros no saben cómo funcionan los órganos genitales femeninos, especialmente el clítoris, y puede que no conozcan técnicas de excitación sexual.

Muchos problemas físicos pueden causar la alteración de la excitación sexual. El dolor de una endometriosis o de una infección de la vejiga (cistitis) o de la vagina (vaginitis) pueden afectar a la capacidad de la mujer de excitarse sexualmente. La deficiencia estrogénica que acompaña a la menopausia o la extracción quirúrgica de los ovarios generalmente causa sequedad y adelgazamiento de las paredes vaginales y puede producir una alteración de la excitación sexual. Una histerectomía o una mastectomía pueden afectar a la propia imagen sexual de la mujer.
Otras causas físicas de trastorno de la excitación sexual incluyen una glándula tiroides hipoactiva; una anatomía anormal de la vagina a consecuencia de un cáncer, cirugía o radioterapia; la pérdida de sensibilidad debida a alcoholismo, diabetes o ciertos trastornos del sistema nervioso como la esclerosis múltiple; y el uso de fármacos para tratar la ansiedad, la depresión o la hipertensión.

Diagnóstico y tratamiento
Un historial médico y un examen físico ayudan al médico a determinar si la causa es primariamente psicológica o física. Se tratan los problemas físicos. Por ejemplo, se pueden prescribir antibióticos para una infección de la vejiga o de la vagina y hormonas para compensar una deficiencia. Resultan beneficiosos tanto el asesoramiento como la técnica focalizada en las sensaciones. Los ejercicios de Kegel pueden reforzar los músculos pélvicos y pueden ayudar a la mujer a sentir más placer. En estos ejercicios, la mujer contrae fuertemente los músculos vaginales (como para cerrar el meato urinario) de diez a quince veces por lo menos tres veces al día durante un período de dos a tres meses.
Inhibición del orgasmo
La inhibición del orgasmo es un trastorno en el cual la mujer no tiene orgasmos o, si los tiene, se presentan con mucho mayor retardo que el requerido por la pareja, o tiene mucha dificultad para alcanzarlos a pesar de recibir un estímulo apropiado.
El trastorno puede durar toda la vida, se puede desarrollar tras un período de funcionamiento normal o puede ocurrir sólo en ciertas situaciones o con ciertas parejas. Cerca del 10 por ciento de las mujeres no tiene nunca un orgasmo con ninguna clase de estimulación o en ninguna situación. En general, las mujeres pueden tener un orgasmo con la estimulación del clítoris, pero probablemente más de la mitad es a menudo incapaz de tener un orgasmo durante las relaciones sexuales a menos que el clítoris sea estimulado durante la penetración vaginal.
Las causas de la inhibición del orgasmo son similares a las del trastorno de la disminución del deseo sexual. La relación sexual puede estar completamente terminada para el compañero antes de que la mujer alcance el orgasmo. Algunas mujeres pueden no tener ningún problema en desarrollar una adecuada excitación, pero pueden estar temerosas de “dejarse llevar” en el curso del acto sexual. Las razones pueden ser sentimientos de culpabilidad tras una experiencia placentera o miedo ser dependientes del compañero. También puede representar un miedo a perder el control.
Tratamiento
Se trata toda causa física que identifique el médico. Cuando predominan las causas psicológicas, puede ser beneficioso el asesoramiento individual o en pareja. La técnica focalizada en las sensaciones es generalmente beneficiosa para las mujeres inhibidas sexualmente. Sin embargo, la técnica resulta menos beneficiosa para las mujeres capaces de tener un orgasmo a partir de la estimulación del clítoris pero no durante una relación sexual.
Es esencial el conocimiento de la mujer del funcionamiento de sus órganos sexuales y de sus respuestas. Ella debería conocer los mejores modos de estimular su clítoris. La sensaciones vaginales pueden ser aumentadas reforzando el control voluntario de los músculos que rodean la vagina usando los ejercicios de Kegel. En estos ejercicios, la mujer contrae fuertemente sus músculos vaginales (como para cerrar el meato urinario) 10 ó 15 veces en tres ocasiones a lo largo del día. Generalmente, después de dos o tres meses, mejoran el tono muscular y la sensibilidad y aumenta la sensación de control de la mujer.
Dispareunia
La dispareunia es el dolor genital o pélvico profundo experimentado durante la relación sexual.
La dispareunia puede ocurrir en hombres pero es muchísimo menos frecuente. La prostatitis, una inflamación de la próstata, o el uso de ciertos fármacos antidepresivos como la amoxapina, la imipramina y la clomipramina pueden provocar que un hombre sufra dolor con el orgasmo.
La dispareunia es más frecuente en las mujeres. El dolor durante las relaciones sexuales se puede producir en los primeros intentos de realizar el acto sexual o años más tarde. Las causas pueden ser físicas o psicológicas.
En una mujer que nunca ha tenido relaciones sexuales, un pliegue membranoso (el himen) puede cubrir de modo parcial o por completo la entrada de la vagina. La penetración del pene durante el primer encuentro sexual puede rasgar el himen, provocando dolor.
La contusión del área genital puede también producir dolor, así como una inadecuada lubricación vaginal, resultado generalmente de caricias preliminares insuficientes. Puede haber dolor debido a una infección o una inflamación de las glándulas de la región genital (glándulas de Bartholin o de Skene). Un preservativo o un diafragma colocados inadecuadamente o una reacción alérgica a las espumas o a los ungüentos contraceptivos pueden irritar la vagina o el cérvix. Una mujer puede tener una malformación congénita, como un himen rígido o un tabique anormal que divida la vagina.
La deficiencia estrogénica, que generalmente ocurre después de la menopausia, ocasiona sequedad y adelgazamiento de las paredes vaginales, lo que puede producir dolor durante las relaciones sexuales. La cirugía para reparar el desgarro de tejidos después del parto u otros tipos de cirugía que provocan un estrechamiento de la vagina pueden producir subsecuentemente dolor durante el acto sexual. A menudo la inflamación y la infección vaginales (vaginitis) provocan dolor. Otras causas de dispareunia son una infección del cérvix, útero o trompas de Falopio, una endometriosis, tumores pélvicos y adherencias (tejido fibroso) formadas tras una enfermedad pélvica o cirugía previas. La radioterapia puede producir cambios en los tejidos que hacen que las relaciones sexuales sean dolorosas.
Una mujer con dispareunia puede desarrollar ansiedad y miedo a la relación sexual. El odio o la repulsión hacia la pareja sexual son otros problemas que deben ser tenidos en cuenta.
Diagnóstico y tratamiento
El médico intenta determinar si la causa es física o psicológica (como el vaginismo) realizando una historia completa y una exploración pélvica. Es importante abstenerse de relaciones sexuales hasta que el problema se haya resuelto. Sin embargo, puede continuar la actividad sexual que no implique penetración vaginal.
La aplicación de un ungüento anestésico reduce el dolor. Los baños de asiento resultan útiles. El dolor y los espasmos musculares pueden prevenirse con la aplicación generosa de un lubricante antes de mantener relaciones.
Sin embargo, es mejor usar lubricantes hidrosolubles que vaselina u otros lubricantes liposolubles, ya que estos últimos tienden a secar la vagina y pueden también dañar los contraceptivos de látex como los condones y los diafragmas. Dedicar más tiempo a las caricias preliminares puede aumentar las secreciones vaginales.
Las mujeres que han alcanzado la menopausia pueden beneficiarse del uso tópico de una crema de estrógenos o de la toma de estrógenos orales para aumentar la lubricación vaginal y contrarrestar los efectos del adelgazamiento de las paredes vaginales. A veces, una posición diferente durante el acto, que conlleve una penetración menos profunda o que dé a la mujer más control sobre la penetración colocándose encima, puede reducir el dolor.
La inflamación y la infección de la vagina se tratan con los fármacos apropiados. Si la vulva se hincha y duele, puede ayudar la colocación de compresas húmedas con una solución de acetato de aluminio. Se puede necesitar cirugía para remover quistes o abscesos, abrir un himen rígido o reparar una anormalidad anatómica. Un pesario, accesorio que se inserta en la vagina para sostener el útero, puede ser de ayuda en algunas mujeres. Un diafragma que no se ajusta bien debería ser reemplazado por otro de diferente tipo, modelo o talla o se debería usar otro método de control de la natalidad. Se pueden necesitar, en casos raros, analgésicos o sedantes.
Vaginismo
El vaginismo es una contracción involuntaria de los músculos de la porción inferior de la vagina que impide la introducción del pene.
El vaginismo es el resultado del deseo inconsciente de la mujer de impedir la penetración. Una mujer puede desarrollar vaginismo si las relaciones sexuales han sido dolorosas en el pasado. Ella puede no querer comprometerse en el acto sexual por miedo a quedarse embarazada, a ser controlada por el hombre, a perder el control o a ser herida durante el acto.
Diagnóstico y tratamiento
Una historia médica y un examen físico a menudo descubren un problema médico o un factor psicológico. Cualquier problema físico puede ser habitualmente solucionado. Si el vaginismo persiste, se enseñan técnicas a la mujer para reducir los espasmos musculares.
En la técnica de dilatación gradual, la mujer inserta dilatadores lubricados en su vagina. Los dilatadores son muy pequeños al principio y se aumenta su tamaño a medida que la tolerancia lo permite. Es útil realizar los ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos, como los de Kegel, mientras están colocados los dilatadores. En estos ejercicios, los músculos alrededor de la vagina son contraídos de forma intensa y después relajados, lo que permite a la mujer desarrollar una sensación de control sobre ellos. La técnica de dilatación puede también practicarse en casa usando los dedos.
Una vez que la mujer puede tolerar el tener grandes dilatadores insertados sin notar incomodidad, ella y su pareja pueden intentar mantener relaciones sexuales de nuevo. El asesoramiento a ambos miembros de la pareja puede facilitar este proceso y aliviar la ansiedad.

Normativa de privacidad

Se hace del conocimiento de los visitantes y lectores de éste blog que las imágenes que aquí aparecen, sólo son de manera ilustrativa y en ningún modo muestran a participantes reales de encuentros pasados o futuros.

Dichas imágenes se encuentran en páginas y servicios de fotografía y están sujetas a las normativas de derechos de los autores de las mismas.

De acuerdo con las leyes de protección de datos, no se comparte ningún número telefónico ni ninguna otra información concerniente a los participantes.

No realizo un servicio de contactos, ni de citas, de ningún tipo y las personas que aquí acuden lo hacen por su propia voluntad y responsabilidad y el secreto de lo que aquí suceda es parte del acuerdo de quienes participan, ya que cómo grupo terapéutico que es, se debe guardar el debido respeto a la intimidad y privacidad de todos.

Gracias por vuestra comprensión.